Salí del miedo

Salí de casa. Sí, del cascarón.
Salí de ti, tortuga dura, coraza insana.
Salí de la solidez de tu alma. Me clavé mil y un armas erectas.
Salí de tu amor de contrabando, de tus caricias contaminadas, de tus besos punzantes.
Salí de tu poder como si tú fueras por ley la condena de mi vida.
Salí. Abril floreció y corrí hacia la primavera.
Salí de la ignorancia.
Salí de tu mente violenta.
***
¿Era el ser mujer la respuesta de todas mis heridas?
No, fruto podrido.
Era el estar loco el delirio de tu maltrato monótono.
Me decías que el amor puro era el que mejor curaba la sangre que colmaba en todas mis esquinas.
Me decías que era un desliz el caer encima de mí y no al lado de la cama.
Salí del sueño gélido como si de un estímulo se tratara y me vi preparada para acabar contigo en mis pesadillas.
Salí del tormento y el mes dejó de llover como si las flores hubiesen crecido con mi sudor y no con las lágrimas pasadas.
***
Yo estaba de mi parte.
Mi fuerza estaba conmigo.
Ya era hora de que fuera la hora.
Salí de la fobia, del dolor.
Salí de ti, humo inmenso de cigarros minúsculos.
Me fumé el coraje y exhalé tortas hacia tu ser dañino.
***
Nunca podré llamarte persona.
Nunca podré llamarte más que cabrón de mierda.
Y mira que nunca fui de insultos, pero hoy siento que hasta las malas palabras están de mi parte.
Salí de casa, con las cicatrices bajo los brazos, con las depresiones bajo el corazón.
Nadie me dijo que fuera fácil superarlo.
Nadie me dijo que fuese tan difícil atravesar este recuerdo.
***
Salí de casa y fue como volver a nacer.
Salí de la embriaguez, de tus pupilas dilatadas, de tu olor asqueroso.
Salí con la cruz en la espalda y con los pies descalzos.
Me fui con la penitencia arrastrada.
Salí de ti
y entré en mí, mujer valiente, mujer con ganas de vivir.
***
Salí de tu mundo viril.
Salí de tu inhumana sensación de estar siempre en contra del lado femenino.
Salí de ti y aun me quedan fuerzas para redactar aquel sufrido pasaje ya sin destino.
 ***
-Mujer, lucha. No te dejes caer por manos sucias.
Sé libre. No aguantes cosas insoportables. No te mereces caer.
Mujer, vuela.
Mujer:
grita, ama, vive y no permitas que una sombra oculte tu gran luz.
Mujer,
ya es hora de sentir a la vida-.
More from Patricia Suárez Álvarez

Mis sueños saben a ti.

*** Mis sueños saben a ti. No te imaginas lo insípida que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *