Se sabe sola

Se sabe sola, pero aguarda el momento en que llegue él.

Mientras tanto, teje.

Siempre fue así. Desde niña le enseñaron la manera de cómo debía comportarse. Sus grandes virtudes son el trabajo meticuloso y la paciencia infinita.

Hoy será su primera vez.

Va pasando el tiempo, pero en su cara no se divisa desesperanza, tarde o temprano él aparecerá, por eso no le altera que discurran las horas con igual monotonía.

De pronto oye un ruido, aparta con rapidez los ojos de la labor y ¡por fin lo ve allí! Mirándola inmóvil.

En un instante la araña se come al mosquito atrapado en la tela que sabiamente fabricó.

Tags from the story
, , , , ,
More from Pepa Escobar Martínez

Un soplo

El camión carga los últimos muebles de nuestra casa. Marchamos al pueblo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *