Se me subió el muerto (Crónicas)

Photo by Gabriel on Unsplash

Marcaba las 3:00 de la madruga. El insomnio era insólito, me levante con los pies mojados, entre mis pasos andaba confundido, en mi marcaba escenas catastróficas, entre mí llevaba las manos con manchas de sangre (Superficial), con el miedo a que mi memoria haya olvidado lo que hubiese pasado en todo. Era tan real como si hubiera quitado vidas con mis propias manos, era un caos perdido en cada paso veía manchas de sangre; me sentía tan confundido por la parte en que la noche asomaba la luz, salte en desesperación, encontré bajo mi camarote dos personas una mujer y un bebe; me sentía tan confundido como si hubiera hecho algo de malo, pasaban los minutos y mi resistencia era terrible, me sentía acongojado de saber que yo lo hubiera hecho, en mi mente me formulaba estas preguntas.

¿Qué he hecho? ¿Qué paso aquí?…

Me encontré entre la espalda y pared, corrí con las manos entre sucias de sangre, entre lo normal era entender que yo había matado a dos personas indefensas, era imposible de creer que yo hubiera hecho tanta maldad suya, entre mi cuerpo yo tenía una marca, entre el brazo una herida de un cuchillo, me sentí tan sorprendido, no entendía nada. Salí a 5 pasos de la puerta y encontré una multitud con la voz en alto, ¡asesino! Repetían una vez y otra vez, por todo me sentí acorralado, me sentía en desesperación no entendía nada; en aquel momento sentí que me desvanecía, en el transcurso de 2 horas desperté con los ojos en su única sonrisa que llevo en mi alma y le fui abrazar tan fuertemente que entendí que pese a eso pasé un sueño que hay cosas más importantes como lo es Zulú y mi esposa.

More from Brian Macines

Más allá de versos

Me encontré en un lugar perdido donde el nombre me recordaba a...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *