Sin ataduras

Cuando no hay cadenas

que aten

ni amarras

que te mantengan en puerto

se puede probar

dejar que el barco

se ponga a navegar

con el mar en calma

y el viento a favor.

***

Y quizá así

llegues algún día

a tierra firme

sin más bote salvavidas

que la creencia

de estar

en el lugar

y momento adecuado.

Tags from the story
, , , , ,
More from Belén González

Críticas destructivas

Yo sé lo que es que te miren por encima del hombro....
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *