Somos paredes

Photo by Yiqun Tang on Unsplash

En su ciudad hay mil barrios,
y también,
una esquina donde cada mañana reparten su cariño por escrito;
una mano que se esconde cuando se lo ofrecen, porque considera no tener nada que ofrecer a cambio.
Hay un escalón impar con el que nunca tropezarán aquellos que los suben de dos en dos, los que continuamente temen no estar a la altura;
un efecto mariposa atentando contra aquel que no se percata de sus pasos;
un séptimo sentido en los labios de aquella sonrisa que resulta una maravilla, sin ser la octava.

Pienso que uno se hace de piedra cuando quiere ver a alguien dibujando en sus paredes;
que lo que otros escriben en tu vida puede leerse a través de los cristales,
que ojalá tu saliva fuera permanente.

Pienso que ojalá quedarse por norma,
y no como excepción.

Tags from the story
, ,
More from Mamen Monsoriu

Todo me sabe amargo desde que exprimo mi tiempo para no pensarte

El mundo sin ti es un experimento social en el que exprimo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *