Subjuntiva

Photo by Christopher Campbell on Unsplash

Podéis decir que me junto con todo tipo de personas, que frecuento todo rango de restaurantes y siempre vuelvo diciendo que me encantan, que llamo hogar a varios lugares diferentes, y que entre tanta presión social, siempre encuentro alguien con quien sentirme libre. Que veo la vida en blanco y negro pero por dentro soy de colores. Que no conozco el término medio y, sin embargo, lo dejo todo a medias. Que le hago la cruz a quien no va de cara, y la ola a quien por mí la da. Que a los mil motivos que me hacen quererte hoy, puede bastarle uno solo para dejar de hacerlo mañana. Que vivo en un mundo aparte donde las personas siguen siendo de fiar y donde lo único que no es tóxico es el ambiente. Que mis ojeras nunca llevan nombre pero sí muchos imposibles. Que no podría vivir sin el contacto humano, pero mucho menos sin mis “no me toques”. Que mientras sea el resto quien se apoye en mí seguiré creyendo que puedo sostenerme sola. Que acompaño un momento triste con una canción que lo sea más aún. Que fui la que tiró la primera piedra y también la que se ríe ahora si se tropieza con ella. Que voy a 500 revoluciones por amor y a ninguna por si acaso.
Que lo único que me aterra de la guerra es querer estar en paz, invertir más en odio que en amor a contrabando, poner más empeño en destruir al otro que en fortalecer al mío.
Que me aferro a un clavo ardiendo con tal de no tener que dejar de creer en alguien.
Que el amor único amor en el que creo es unidireccional. Que lo demás son ganas de que te quieran e inseguridades de más.

Podéis decir que todavía creo que voy a darme de bruces contigo y no con la realidad.
No será cierto, pero sí a lo que aspiro.

More from Mamen Monsoriu

Todo me sabe amargo desde que exprimo mi tiempo para no pensarte

El mundo sin ti es un experimento social en el que exprimo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *