crecimiento personal

La chica

by

Eran ojos dulces, sus manos llenas de roció, su encanto emergía en su pequeña sonrisa. Su voz encantaba como los paraísos ocultos, no podía…

Dolor

by

Y un día, presa de dolor, quise utilizar la venganza para curar mis heridas. No contaba con que la venganza sólo provocaba más heridas.