Te he visto reír

Photo by Jared Sluyter
Photo by Jared Sluyter

Te he visto reír y me ha parecido la cosa más bonita del mundo. ¿Qué irónico, no? Con la de
cosas del mundo que me quedan por descubrir. Pero te he visto reír y sonreír los días oscuros
de invierno, y no he necesitado otra iluminación. Te veía sonreír y la niebla se convertía en
agua.

Con el frío que hacía esos días…

Te vi llorar muchas noches de verano, mientras todos se divertían y nosotros no sabíamos qué
hacer.

Definitivamente, te he visto reír mucho más en invierno. Se te escapaban las sonrisas cuando
jugabas a pintar con los dedos los atardeceres color violeta de diciembre.
Pinto sueños, ¿los ves? Me decía tu sonrisa.

Ojalá se te cumplan. Respondía yo, tan ilusionada de poder verte feliz.
Ahora, muchos años más tarde, pienso que quizá tu risa no era tan bonita. Quizá ni siquiera
era tan sincera. Pero era la única que me hacía feliz ver.

Te he visto reír y, después de tantos años, ya no es de verdad. Tu sonrisa ya no refleja la ilusión
de pintar sueños en las nubes esperando que se cumplan. Ni la mía, que, desde que no estás,
pinta sueños a solas por los dos.

Te he visto reír, sí. Te he visto reír mucho. Pero ya no lo hago. Ya no te veo reír. Ni siquiera te
veo. Cómo son las cosas, yo, que me muero por descubrir el mundo despacio pero a paso
firme, lo dejaría a un lado con tal de volver a ver la cosa más bonita del mundo. Y es que, quizá,
como dice Andrés, te querré el resto de mi vida sin volverte a ver.

Tags from the story
, , , ,
More from Encarni Ortiz

Te he visto reír

Te he visto reír y me ha parecido la cosa más bonita...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *