Te quiero

Photo by Scott Broome on Unsplash

Te quiero, como para desvelarme, simplemente mirándote,

amándote, velando tus sueños, admirando tu belleza;

te quiero así, en la ausencia de tus manos, en la oscuridad de mi cuarto,

en la penumbra de la noche, en la lejanía indigna que nos separa;

te quiero ilimitadamente, irremediablemente, incomprensiblemente necesitado de ti;

te quiero en el letargo de mi alma, en la agonía de mi calma,

en la desesperación de mi vida, en la atrocidad de mis días;

te quiero, con todos tus defectos que me provocan tantos efectos que te hacen indispensable para mí,

aniquilando mi paz con tu mirar, lloviendo a cántaros sobre mi corazón, tus recuerdos, tu ausencia, el dolor…

More from Daniel Calao

Después del sexo, el amor

Anhelo tu respirar cansado, el suspirar pausado de ese instante posterior a...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *