Te vas a morir

Photo by Benni Talent on Unsplash
Photo by Benni Talent on Unsplash

Te vas a morir. Antes o después, y no sabes cuándo.

Si pensaras esto cada mañana, serías más feliz, disfrutarías más de cada día y de las personas que te rodean. Piénsalo. Sí, parece complicado o fuera de lugar, porque no nos educan para pensar en la muerte, solo nos enseñan a eludirla. La muerte es un tabú, es algo negativo, es un personaje oscuro, con guadaña, que si nos atrapa, nada bueno nos depara. Pero, ¿realmente hay que dejar de mirar a la muerte a los ojos?, ¿es necesario no pensar en ella para ser feliz? Cuanto más presente tengas que tus días en este mundo tienen un final, más disfrutarás de todo lo que te rodea, y menos te preocuparás de tus problemas. Si todo se acaba, ¿merece la pena estar disgustado por problemas que en ocasiones son insignificantes? Si dentro de un tiempo no estaré aquí, ¿qué importancia tan grande le estás dando si te vas a morir y nadie se acordará de esta discusión? Estás malgastando demasiado tiempo en cosas negativas, no somos eternos, tenemos un fin, y hay que darse cuenta de ello para despertar y poder dar, agradecer y sentir. Por eso deja de lado las discusiones, los problemas, las dudas, y aprovecha el tiempo que tienes para cubrirlo con cosas positivas, para dar amor y recibirlo, para sentir, para dar sin pensar en recibir, para estar bien. Me da vergüenza ser cariñoso, no le digo lo que siento porque pienso que ya lo sabe, mejor quedamos otro día, hoy estoy ocupado… Si piensas que mañana quizá no estés, o no esté tu madre, tu hermano, o alguno de tus amigos, darías el paso y te dejarías llevar, y serías más feliz, porque verías lo reconfortante que es liberarte de miedos infundados. Tener a la muerte presente ayuda a relativizar la vida y a actuar sin pensar tanto.
Por supuesto que todos tenemos problemas serios, y simplemente pensando en la muerte no se van a solucionar, pero seguro que se relativizan, seguro la carga que sientes por ese problema se hace más ligera. Porque llegará un momento que ese gran problema simplemente deje de serlo, porque ya no existirá, ni tú tampoco, en este mundo. Sí, ahora te afecta, pero, ¿es para tanto?, ¿merece la pena darle tantísimas vueltas? Afronta el problema, pide ayuda, todo tiene solución, menos la muerte. Te vas a morir, tienes caducidad, arriésgate, no hay nada que perder, habrás experimentado el riesgo, quiere, no hay nada que perder, habrás experimentado el querer, ama, no hay nada que perder, habrás experimentado el amor, cambia, no hay nada que perder, habrás experimentado el cambio. Si no haces nada de esto,
cuando te llegue la hora de la muerte, cuando sepas que está cerca, en ese punto, empezarás a pensar mucho en ella, la mirarás por fin a los ojos, y te arrepentirás de no haber experimentado muchas cosas de la vida, te arrepentirás de haber ocupado muchos días de tu existencia con problemas insignificantes, te dolerá no haber dicho más veces te quiero. Por eso piénsalo cada día, la muerte te espera, y no sabes cuándo llegará.

Disfruta y da todo de ti, ahora, en este momento, que es el único que siempre te acompaña, y
el que de verdad importa. Ni pasado ni futuro, disfruta y actúa, ahora.

More from Adristóteles

Te vas a morir

Te vas a morir. Antes o después, y no sabes cuándo. Si...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *