Te vas

Photo by Amine Rock Hoovr on Unsplash

Conforme haces maletas, te vas tornando fría, distante, lejana, la habitación va quedando sin nada, sin la chispa que le da tu toque sutil, sin alma, no veo los colores de tus bolsas colgando del perchero, no veo tus paletas con cientos de tonos que no conozco en la cajonera donde antes estaba tu ropa, no veo a mi corazón lleno de jubilo por verte pasear en ropa interior frente a mí, no queda otra cosa que sueños rotos, ilusiones perdidas; conforme sacas tus cosas de la casa, ésta se me va despedazando, se me caen encima las esperanzas que se irán por el retrete del olvido, de la nada, me van aplastando poco a poco los restos de un hogar que pensamos para nuestros hijos, para nuestros nietos, y al final de nuestra vida, para nosotros, ¿empezaré de nuevo a pedirte a cada estrella fugaz? Aturdiré a la luna hablándole cada noche de lo mucho que te extraño, de cuanto me faltan tus abrazos, la tristeza me aturdirá, la almohada se cansará, se empapará de tanto verme llorar, de ese hogar que planeamos sólo irán quedando ruinas, cenizas de un fuego que ardía más que el mismo averno, todo se va tornando gélido, un helado infierno en el que sufriré cada día sin ti…

More from Daniel Calao

Echando de menos los desvelos

Como cada noche, me siento en la ventana a esperar tu regreso,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *