Todo

Photo by Dave Webb on Unsplash

Todo lo que pude darte

fue todo,

y todo se me dio la vuelta

y me rompió

todo lo que te di.

 

Todo no pudo ser todo,

pero todo

te quiso con todo su corazón.

 

Todo vivió

todo el tiempo

pensando

que todo saldría bien.

Pero a todo

se le olvidó

que todo no es eterno

y que hasta todo

encuentra su final.

 

Todo tenía miedo

de despedirse de todo y del todo,

pero a todo

no le dieron otra opción,

y entonces llegó todo

con todo el dolor del mundo,

e hizo que a mí el mundo

se me atascara

en mitad de pecho,

y todo se inundó.

 

Y todo me preguntó

por qué todo salió tan mal,

por qué todo

se te hizo tan pequeño

de repente,

y por qué cuando más ganas

tenía de todo,

nos echaste

a mí

y a todo

lo que tenía pensado para nosotros.

 

Todo no duerme,

y me desvela,

y entonces

todo lo que se me viene

a la cabeza

es tanto todo lo que te dije

como todo lo que no me dejaste decir.

 

Todo se tortura

y piensa en todo

demasiado.

 

Pero todo es valiente

y sueña con todo

lo que podremos decirnos algún día

sin hacernos todo el daño

que nos hicimos.

 

Aunque a veces,

todo se encoge

y todo se acuerda

de todo

lo que nos estamos perdiendo.

 

Y todo no entiende

cómo no puedes

acordarte de todo.

 

Porque todo

sí se acuerda

de todos los trozos

que se fue dejando

por todo el camino.

 

Y todo se odia

por haber sido todo

porque yo pienso en todo

mientras tú

no me piensas nada.

 

Todo lo que quise darte

fue todo,

y por eso te lo di.

Aunque todo me decía

que todo era demasiado.

 

Y ahora

a todo le cuento

que,

al contrario de demasiado,

solo te di todo

porque todo

es todo lo que tengo,

y si no te lo hubiera dado todo,

nada habría valido la pena.

Tags from the story
, , ,
More from Cristina Díaz Aragón

El perdedor

Hay días que me acuerdo. Hay días que me acuerdo con la...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *