Todo lo que te quiero y lo que no

Photo by The HK Photo Company on Unsplash

Necesito saber que ahora que hacemos historia,
no dejarás que algún día pasemos a serla.
De lo contrario inventare una máquina del tiempo porque me gusta recordarte, pero no a solas.

Espero que no pasen los años como le suele pasar a mayoría.

Año tras año,
Año tras daño de heridas que no se ordenan por orden cronológico,
sino de profundidad.
No quiero tener ningún riesgo que no sirva para recorrerlo.
Quiero envolverte con el lazo del regalo con el que siempre te estrangularía.
Quiero escuchar tu teoría sobre mi big bang de sentimientos cuando me tocas.
Quiero saber que es mi foto la que dejas encima de la mesa cuando te escondes debajo.
Quiero saber si también me robas el aliento cuando no miro.

No tengo la menor duda, solo el mayor miedo.
No quiero conocer a nadie que no implique desconocerme. Al menos un poquito. El tópico de “qué has hecho conmigo” pero elevado a tu vientre.
Debo ser la típica gilipollas que todavía sale a tu superficie cuando le falta el aire.
Un escalón en medio de una calle, que es lo más parecido a una huida en la que alguien se lo piensa dos veces.
Un escalón pisado que te recuerda que todos son previsiblemente iguales. Todas las pisadas igual de pasajeras.
Sin embargo nuestros pasos son huellas recorriendo un camino en busca de identidad.

Nunca quise contagiarte la incoherencia de un insulto saliendo de mi boca,
pero la vida a veces me la abre a desgana cuando tú no estás,
como el bostezo despiadado del que no quiere dormir.

Necesito saber que nunca dejarías que me faltara el oxigeno,
pudiendo quitármelo tu.

More from Mamen Monsoriu

¿Es la coherencia lo primero que se pierde?

Admiramos a las buenas personas, y subestimamos a las personas demasiado buenas....
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *