Transientia et fallas

Photo by Jacques Philippe Gollnick on Unsplash

Cuando un mismo rostro cambia su semblante,

¿cuál es real , dicha o tristeza?

Si cuando absorta la miras y su faz es otra,

calma y ausente,

¿es esta su sombra natural?

O ninguna es verdad,

pues cómo estar seguro de su esencia

si nunca es la misma.

Cuál su aroma,  esquivo y cambiante…

Escribo esto y suenan redobles de fiesta,

y no de muerte,

júbilo bullicio niños recorriendo

las calles con chismes de barrio

y flautas de pueblo,

las fallas se acercan reptando

mientras duermo

y los días suceden a gritos y despertás,

susurro contra susurro y risas

cortadas

por nombres gritados en esta orquesta

vulgar de acera moderna.

En la tele Te doy mis ojos,

pues qué son los ojos sin dueño,

y esto bien saben las hienas.

Hasta qué punto por querer uno posee

y hasta cuándo se deja una querer.

– Todo esto y más en las noticias de Antena 3. –

(espacio no publicitario).

Tags from the story
More from Iván Méndez Ortiz

Una nueva esperanza. Pues soy un Donut

Con esta estrofa es mucho mejor, toda va bien, toda va va,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *