Trashumar

Esto será nacido con rabia
evocando a emoción,
léase en ambas presencias
o absténgase de seguir
pues le faltará entonación.
Desea el interior
de un personaje burdo
y correctamente maleducado
expresar
un desacuerdo profundo
con el devenir
de acontecimientos varios
pues siente como gran mierda
la muerte de queridos seres
a una prematura edad
pero más puta mierda
se siente él
cuando con el tiempo
lágrimas cesan
dada la normalidad
ya interiorizada
de un suceso añejo.

Además
quiere confesar
que cada día
le da más asco lo normal
aquello acordado
como lógica social
y siguiendo con un vocabulario
de índole chabacano
asume como basura
las muertes que el azar
nunca quiso encargar
pero entiende él que es
más puta basura
el regocijo del mal nacido
pudiente e inmundo
que hace de este paraíso
un vertedero de porquería
repleto de residuos
escandalosamente nauseabundos.
–¡Qué se vayan a tomar por culo
los faltos de corazón
que se dedican a verter mierda
en vez de energía positiva cultivar!–.
Grita el muy vil.

Este ser soez

sabe que de color de rosa
es difícil que todo fuese,
algo aburrido sería,
pero rehúye de tanta porquería
pues cree el ignorante
que sobra una gran parte
porque tiene la sensación
de una victoria del mal
sobre el bien incorrupto.

Como argumentó Saramago
una intermitencia es inadecuada
y la muerte
sin paliativos
es necesaria.
–¡Pero coño!–.
Exclama de nuevo el indigno.
–¡Qué se mueran antes de hora
desgraciados manipuladores
y fanáticos codiciosos
y dejad a niños sin maldad
por una vez vivir en paz!–.
Se refiere el grosero
a esas infancias
carentes de oportunidades
o encerradas en guerras
de estados y multinacionales.
Y no contento con su desfachatez
el muy demagogo
nos da lecciones de sensatez.
–¿Y qué podría yo barruntar
respecto al animal hacinado
para ser explotado?
¡En su terror
energía negativa anida
alimentando nuestras células!
¡Oh pobre de ti
que participas de tal tinglado!
¡Oh pobre de mí
que soy partícipe del despropósito!
Sociedad del megalómano
sin alma en ascetismo,
¡cuánto asco me da tu terrorismo!–.

H.D.

More from Héctor Díaz-Bernardos

Huidizas

Zombis en esta Tierra desflorada prendida con pozos de un oro negro...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *