¿Tu fruta favorita?

Tu fruta favorita

Pensé ir a buscar otra cerveza a la nevera. Había gente por todos lados. Todos hablando con todos, agolpados como en una granja de cerdos, gesticulando y agitando las manos de forma compulsiva, como llevados por un éxtasis místico. Conseguí hacerme paso como pude entre la muchedumbre mientras la música de una lista de éxitos barata se ahogaba entre las risas y gritos de los invitados. A medio camino una voz me hizo detener.

Hola, ¿Cuál es tu fruta favorita? – Dijo ella mientras me clavaba la mirada fijamente. – ¿Quién es esta chica? ¿Y qué demonios de pregunta es esa? – pensé paralizado por la sorpresa. No dije nada. Ella repitió su pregunta con una expresión que denotaba cuán profundamente creía lo que estaba diciendo y añadió:
– Nunca me han gustado las típicas conversaciones de que es lo que haces en la vida o a qué te dedicas, o los chistes malos para romper el hielo. Creo que se nos puede conocer por infinidad de pequeñas cosas. Por ejemplo, qué fruta es la que más nos gusta. Dice mucho sobre cada uno de nosotros.
Me pareció cómico que le diera tanta importancia al hecho de saber cuál es mi fruta favorita y que lo dijera con ese aire de seriedad.
– La verdad es que es original – respondí.
– No me gustan este tipo de fiestas y creo que a ti te pasa lo mismo – prosiguió. ¿Has visto cómo hablan todos con todos? Seguro que se cuentan qué es lo que cada uno hace en la vida y lo cierto es que, a cada uno de ellos le importa una mierda lo que el otro hace. Es simple flirteo. Y la están cagando.
– ¿A qué te refieres? – repuse yo.
Piensan que sabiendo lo que el otro hace lo están conociendo mejor. Como si lo que hacemos nos definiera.
– No musité una palabra.
Desde el primer momento comienzan a hacer juicios sobre el otro a partir de la profesión. ¿Eres contable?, serás aburrido. ¿Escritor, actor? Llevas una vida interesante. No me interesa una mierda que haces en tu vida. Quiero saber cuál es tú fruta favorita.
– Sandía – dije.
– La mía también – respondió, sonriendo.

More from Vicens Fayos

El paseo y la chica

Hoy nos han sacado a pasear. Supongo que confían en nosotros y...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *