Un millón de palabras

Te di cada trozo de mi alma.

Robé horas de mi sueño para poder hablarte.

Te revelé mis secretos más oscuros.

Te amé con cada célula de mi cuerpo.

Te esperé cada noche que regresaras.

Me eché la culpa mil y una veces por todo lo que hiciste tú

Te regalé mi energía y te convertí en mi única meta.

Tu placer y bienestar estaban antes de los míos.

Cubrí mis ojos con barro para no ver tus imperfecciones.

Mi única felicidad era tu sonrisa.

Te ofrecí mi amistad.

Te di mi ser.

More from Debora Vladimirova Velkova

Evolución decadente o cómo sobrevivir en Bulgaria

Desde que vivo en España, un país maravilloso por cierto, me han...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *