Una invitación para soñar un poco más.

Soñar
Soñar

Cada vez me cuestiono más los absolutos. Nos posicionamos a favor o en contra en lugar de simplemente fluir por el ahora, por lo que hoy me hace sentir plenitud y bienestar.

Quizás hoy necesite parar, cerrar los ojos y permitirme soñar, fantasear, pasear por los pasillos de lo posible y de lo imposible. A veces, dedicar tiempo a revisar cuales “imposibles” están frenando mis objetivos nos viene muy bien.
Así que mi propuesta para este fin de semana, para el próximo puente o para el momento que sea, que tú elijas y en el que te puedas tomar un tiempo propio, es este: ¡¡sueña!!
Coge un cuaderno y empieza por soñar con cosas que te hagan reír, que te hagan cosquillas y te despeinen. Que te inviten a bailar, a moverte, a perderte incluso.

Sueña también con aquello que te conmueve, que te produce un sentimiento compasivo de ternura y acercamiento. Con lo que quieres abrazar para sanar.

Sueña con logros, con proyectos locos que te permiten brillar y expresar todo lo que tú eres y lo que llevas allí dentro, en tu corazón, en tu cabeza, en tus células.

Sueña y escribe tus sueños. Llena ese cuaderno de recursos para conectar contigo y con lo que hoy te llena de energía, con lo que hoy te hace vibrar. Después puedes dejar a tu cuaderno descansar unos días y simplemente sentirte ¿qué hay ahora en tu interior? ¿qué ha viajado a tu zona consciente que antes no veías? Déjate descansar también a ti.

Cuándo tengas dudas de por dónde seguir o de si seguir haciendo lo que haces cada día, saca tu cuaderno y lee. Déjate inspirar por ti, por tus sueños, por todo eso que te dices cuando la palabra imposible es desterrada de tu vocabulario. Quizás no todos los sueños son realizables, quizás algunos son tan ambiciosos que no encuentras cómo darles forma, cómo echarlos a andar…empieza por los sencillos, por los que te hacen cosquillas y te sacan un poco de tu zona de confort. La confianza y el buen humor serán buenos aliados para conspirar un gran cambio, un gran sueño al que ponerle piernas para que eche a correr.

More from Beatriz Holguín Ponce

Una invitación para soñar un poco más.

Cada vez me cuestiono más los absolutos. Nos posicionamos a favor o...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *