Una nueva esperanza. Pues soy un Donut

Photo by Neil Fedorowycz on Unsplash

Con esta estrofa es mucho mejor,

toda va bien, toda va va,

puedo empezar de nuevo.

Puedo escribir todo lo que quiero.

No hay límites. Pues soy infinito.

Pues soy mortal.

Me iré y no me importa,

– no es mi problema – .

Lo poco que quede será recordado,

como un bonito polvo –“¡ceniza, por Dios!”–

y mientras tanto vivimos.

Así que seré un buen cristiano.

Contemplaré mi fe en el espejo

y me santiguaré una vez.

Y seguiré —

More from Iván Méndez Ortiz

Un gran día

Terrible el día que pasa sin más, sin despedirse, fuera de mi...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *