Ven…

Quiero que llegues, ven y quédate para siempre, que traigas tus maletas, tus zapatos, tu ropa, tus ganas, tu amor y llenes todo este hogar de ti, que huela a ti, que sepa a ti, que cada rincón me diga, al llegar a casa, que aquí habitas tú; quiero que llegues y reemplaces los muebles viejos por unos que a ti te gusten, que cambies el color de la casa, la puerta de la fachada, que pintemos de colores nuestra habitación; quiero que llegues y llenes le baño con tus lociones, con tus intimidades, con tus pastillas para cuando estés de mal humor y que incluso me compartirás para que jamás me duela la cabeza y siempre que llegue a casa quiera hacerte el amor; quiero que llegues y conviertas este triste laberinto donde no me encuentro sin vos, en un castillo donde nunca nos falte el amor; llena la cocina de cosas que consideraré inútiles y que no usaremos jamás; cambia la lista de canales favoritos por aquellos en donde pasen los programas que ni sabía que existían o a los que tanto me resistía; llena la mesa de noche de cosas sin sentido que no entenderé, pero que muy probablemente a menudo necesitaré; incluso cuelga en la pared cruces, crucifijos, santos y dioses en los que no creo, no me importa, porque yo te voy a idolatrar a ti y esta casa será santuario de tu divinidad, altar de ti; ven, ponte cómoda y enséñame a ser digno de ti, a hacer la cama como a ti te gusta y a amarte cada día como sólo tú mereces ser amada; ven y convierte cada alba en el perfecto amanecer y cada noche en el sueño que no querré interrumpir durmiendo; ven, pero apresúrate a venir hoy, porque el mañana es una promesa que muchas veces no llega…

Tags from the story
, ,
More from Daniel Calao

Después del sexo, el amor

Anhelo tu respirar cansado, el suspirar pausado de ese instante posterior a...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *