Yo soy de esas

Mujer
Mujer

Para ti soy solo una más,

¿verdad?

Una de esas chicas a las que educan para ser eso, mujeres. Una de esas a las que le han repetido hasta la saciedad que no debe enseñar más de la cuenta, que para su marido tienen que estar preciosa 24/7. Soy una de esas a las que se les recuerda que los hombres son superiores y cuando él habla, nosotras callamos. Soy de esas que entiende que debe hacer la cena para que su marido cene sin importar los obstáculos que encuentre en el camino, aunque esté enferma, aunque sienta que la vida le golpea. Soy de esas a las que se está permitido que se le controle sus amistades, sus palabras, sus actitudes. Soy de esas, del sexo débil. Soy de esas que no están capacitadas para pensar ni decidir y, mucho menos, trabajar.

De esas que luchan por no ser una más en la vida de aquel que le dice te quiero. De esas que tratan de ganar un puesto que ya deberían de poseer por el hecho de formar parte de la humanidad. Soy de esas que debe entender que si su vida sexual es activa está permitido llamarle puta. Soy de esas que tiene que aguantar piropos a modo de radiografía en mitad de una avenida y sentirse como un trozo de carne a los ojos de un león. Soy de esas a las que si no callan se les puede callar. Soy de esas que tienen que callar infidelidades por mantener a la familia. De esas que sienten miedo a ir por la calle a altas horas de la madrugada. Soy de esas a las que se les puede arrebatar la vida tras el primer guantazo. Esas…Soy de esas.

Cuando no existe ese tipo de “esas” o no debería existir. El concepto de “esas” varia y por eso… soy de esas.

Soy de esas que no entienden de límites y mucho menos de peros… De esas que conciben la condición de lucha como sinónimo de supervivencia. De esas que aspiran a sentarse en el hemistiquio. De esas para las que el verbo soñar es el más bonito, pero, sobre todo, de esas que prefieren conjugarlo hasta materializarlo. Soy de esas. De esas a las que no les importa gritar en mitad de Madrid sin temor a que les amordacen. De esas que van en contra de todo aquello injusto que se ha establecido. De esas valientes que gritan, aunque sientan que no les escuchen. De esas capaces de pensar, decidir, emprender, crear… De esas que entienden que la condición humana vale por igual, sin diferencias de género, sin diferencias. De esas que no miran la vida ––pasar, sino que vive. De esas que tras hundirlas en un océano nadan a contra corriente.

Tags from the story
, ,
More from Estela Tarrazona

Se hizo la noche

Oscuridad, madrugada. Que vuelva antes de las cuatro, que no hable con...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *